Medio delicuescente

Por las yemas de sus dedos parece salir el genio de Glenn Gould interpretando el genio de Bach. Su mente actúa de espejo, de caja de resonancias del piano devolviendo las notas por nervios, músculos y tendones para que los dedos las transformen en música:

Diría que el acto recreador del pianista es delicuescente, pero no en su primera acepción sino como el proceso químico que transforma la emoción intelectual a través de la ejecución musical en pura emoción barroca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s