De la impertinencia del preguntar

Nunca habrá de saber Javier Marías que me atrevo a reducir con brutalidad y sin anestesia alguna su trilogía Tu rostro mañana (Alfaguara, 2002) como “las consecuencias de ser un bocazas”, no en vano el mismo Jacques Deza lo declara en las primeras líneas de la obra, página 13:

No debería uno contar nunca nada

Robert J. Wilke (Tomada de http://movie-dude.co.uk/)
Robert J. Wilke (Tomada de http://movie-dude.co.uk/)

Siempre, no obstante, hay que espolear al boceras de algún modo, agasajándole, ganándose su confianza, azuzando a su vanidad o a su egoísmo,… Ésa es una de las tramas principales de Así empieza lo malo (Alfaguara, 2014): el protagonista-narrador Juan de Vere debe conseguir cierta información que confirme o desmienta ciertos rumores, pese a que no se tiene por qué ganar nada saliendo de la ignorancia, sin contar con que ésta es irreversible y ya es tarde cuando se constata esto.

Así, si no se puede asegurar qué va a ocurrir con aquello que uno dice o dicta, tampoco quien indaga e investiga puede estar seguro del fruto que le van a traer sus ardides; en palabras de Juan de Vere (página 318):

…era tarde para despreguntar, no existe eso,…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s