Trucos que son magia de la literatura

Carles Ribas - El escritor Eduardo Mendoza (Tomada de elpais.com)

Eduardo Mendoza publica nueva novela, una de las que se ha dado en considerar como menor -pues ya se sabe que a lo que hace reír no lo consideramos literatura de peso-: El enredo de la bolsa y la vida.

El bosquejo de la trama que aparece en la entrevista que Mendoza concede a El País ya me ha hecho reír, y eso es un muy buen augurio, dado lo que últimamente se lee y no me refiero a lo literario precisamente.

El escritor, al término de la entrevista, muestra de nuevo ese aura de misterio que le crea la mezcla de inteligencia y de “andar por aquí como de prestado” que siempre parece acompañarle,  al revelar al periodista que ha temido que a esta nueva obra “le vieran las costuras” como el mago que sacando el conejo de la chistera confiesa que teme que le descubran el truco.

Pero si un mago puede temer porque la ilusión se desmenuce ante sus espectadores, en cambio no tiene por qué preocuparse por sus anteriores espectáculos que, si fueron aplaudidos en su momento, ya nadie va a restarles ni mérito ni éxito. Mendoza el Fantástico sí: “Tenía miedo de que saliera mal, de que le vieran las costuras y si esto sucedía con esta lo mismo les pasaría a las otras.” Es decir, al final de la entrevista viene el verdadero golpe de prestidigitador, pues si en esta novela no quedaban bien ocultos los artificios narrativos, no sólo podríamos observar la trama y la urdimbre de esta última novela, sino también la de toda su producción.

¿A alguien se le ocurre una mejor y más barata promoción? En esta ocasión no he dudado en usar como imagen para esta entrada la de la entrevista en El País, la fotografía de Carles Ribas donde Eduardo Mendoza actúa como lo deben hacer los lectores: cerrando los ojos mientras se prepara el espectáculo para que éste sea más grandioso cuando se vaya a realizar y se le pida al público que disfrute, a aquellos que son, en último lugar y hallando o no la fullería que es germen de toda obra literaria, quienes en verdad deciden si su calidad es lo suficientemente óptima como para aceptar plenamente la realidad de esa ficción.

1 Comment

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s