Simple infatuación

badjonni - Australiana sewer covers (Flickr)

Imaginemos un juego de dominó donde las fichas no llevasen puntos sino palabras y que la semejanza que une a fichas distintas se logra gracias a la semántica, a la relación entre términos homónimos, homófonos o sinónimos. La ficha “cloaca”, como sitio por donde circulan aguas pestilentes o que es nauseabundo en sí, y la otra “cloaca”, la referida a la parte final del aparato digestivo de cierto animales como la gallina, se jugarían alternativamente yendo juntos sus lados.

En zoología hemos querido darle diferente nombre a una misma parte corporal para animales que consideramos diferentes, unos superiores a otros, por ello aunque los humanos tengamos ano como el resto de los mamíferos no tenemos patas sino piernas.

DangerRanger - Sewer Tour (Flickr)

2 Comments

  1. Sr. Prometeo, he leido su comentario de hoy y no consigo entenderle bien.
    Definiendo la palabra infatuación: Encuentro que es poner fatuo o engreído a alguien.
    A la vez esta palabra “ Fatuo” tomó un nuevo significado: no sólo presume, sino que presume de lo que no es, de lo que no tiene y de lo que no sabe. Una jactancia infundada y ridícula, un necio que sólo produce risa y desprecio ajeno.
    Pero el fatuo no se cae de la burra. Ya no sólo proclama que él es un auténtico adivino, el intérprete de la voluntad de los dioses, sino que además se lo cree. El profeta se convierte en un orate, un loco que clama en el desierto, un enajenado esquizoide y paranoico. Vive en su mundo de fantasía, está convencido de lo que dice y de la maldad de los demás por no creerle, y no hay forma de que entre en razón. Así, fatuo adquirió un nuevo significado: alguien falto de razón y entendimiento, alguien que ha perdido por completo el juicio.
    Y es aquí donde los ingleses dan un nuevo significado a infatuarse, es decir, volverse fatuo: el fatuo no es sólo el presuntuoso, el necio, el charlatán que no sabe de lo que habla. Es también alguien que se ha vuelto completamente idiota por sus propias obsesiones y fantasías, vive en un mundo de ilusión y no quiere salir de él, no hay forma de que vea la realidad. Y el caso más paradigmático es el enamoramiento ciego, la pasión arrebatada por alguien a quien adornamos de las mayores alabanzas, y a quien no podemos olvidar por más que veamos que no nos corresponde, o que nos desprecia, o que nos humilla, o que nos trata de la forma más cruel y rastrera que podamos imaginar. Nada de eso importa al fatuo, al infatuado, que sólo ve lo que quiere ver, completamente fascinado por esa luz difusa y móvil, ese fuego fatuo que sólo él distingue en el objeto de su pasión, y a quien sigue obnubilado hasta caer en el cementerio.

    Muevo Ficha y paso a la simple Erotomanía, no confundir con cachondeo.
    Ah, una cosita mi Mediterraneo no lleva acento, es un nombre propio y lo escribo como quiero.
    Salud.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s