Caramelos envenenados

Tamara de Lempicka - Adán y Eva (Tomada de tamaradelempickaartemisia.blogspot.com)

¡Hay que ver lo que me quiere mi banco! Me quiere tanto, tanto, que me ha concedido un préstamo; bueno, según su terminología, me lo han “preconcedido”, es decir, que no me han dado el dinero pero está a mi disposición para cuando lo “reclame”. Lo curioso de este caso es que, para este dinero en concreto, ni se me piden avales ni se investiga más mi situación económica (aunque de sobra el banco sepa mejor que yo cómo están mis finanzas, nunca está de más asegurarse de que alguien va a responder ante un posible impago), pero es que tampoco les interesa saber en qué lo voy a invertir y/o derrochar, como si les exijo el montante del préstamo en billetes de 5 euros para convertirlo en confeti para los carnavales. Lo que de verdad me deja intranquilo hasta la más tenebrosa sospecha es que yo, en ningún momento, he pedido ese préstamo, pues ahora mismo ni lo necesito ni espero que me haga falta. ¿De dónde pues tanta generosidad por parte de mi banco?

Estudiemos tranquilamente el asunto: yo debo de ser un buen cliente de mi banco en la medida en que pago mi hipoteca (como la mayoría de ustedes con el interés al que me vi obligado a firmar, que yo no soy nadie -no tengo nada- para negociar un interés mejor para mi bolsillo, como en cambio otros sí pueden) y que el poco dinero que tengo y que consigo ahorrar lo maneja mi banco; por eso me ofrece este préstamo, porque lo más probable -mi historial con el banco así lo indica- es que yo no deje de pagar. Además, como mucho, me prestarían diez mil euros, una gran cifra para mí pero una nimiedad en el caso de esta gran empresa, por lo que un impago que a mí me complicaría especial y horriblemente la vida para ellos es una simple pérdida equilibrada con otros negocios.

¿Qué pretende entonces mi banco apostando ese préstamo a mi capacidad de devolución? ¿Acaso intuye -antes de que yo me lo plantee, lo que lógicamente es imposible- que lo voy a emplear en algún negocio que terminará redundando para bien en mis finanzas y, por extensión, en las de mi banco y, aunque poco parezca importar, en las de mi comunidad? Pues no, porque con diez mil euros difícilmente se emprende algo con futuro, y menos en la actualidad y en las circunstancias que nos han sobrevenido; así que este préstamo debe ser de esos que llaman “al consumo” (como si los demás no lo fueran también) y diez mil euros vienen muy bien para renovar el coche o cambiar de plasma o de portátil, o para gastárselo en caipiriñas en Punta Cana o en Punta Umbría, es decir, para darse un gustazo como anestesia antes de los dolores de devolución más pago de intereses, que ascienden al 10%, punto arriba, punto abajo.

Seguir leyendo en tarifaaldia.com

5 Comments

  1. Sr. Prometeo, es cierto que hoy en día tienen nuestros datos cualquier entidad, saben de nuestra solvencia o insolvencia, y le diré que no es usted el único en recibir estos ofrecimientos de préstamos, tengo varios conocidos que se lo han hecho llegar bien por correo postal o por correo electrónico, vamos que si no quieres un plato de sopa te dan dos. Para no complicarse la vida, como usted , rápidamente rompen la carta o eliminan el correo, y así sus vidas siguen placidamente. Lo complicado es cuando alguno quiere tener aquello que le falta, entonces … la hemos liado.
    No puedo dejar de estar más de acuerdo con usted al comentar, que lo más caro no se compra con dinero, yo añadiría más; lo barato es lo que se compra con dinero. No se compra la vida, la familia, los amigos, la sonrisa, la inteligencia, la alegría , los saltos de mi perro cuando me escucha llegar, en fin aquello que el dinero no sirve para nada pero no se puede vivir sin ello.
    Salud.

  2. Señor Mediterráneo:

    En primer lugar, quisiera agradecerle que siga viniendo por aquí y dejando comentarios: es cierto, antes de su regreso este lugar era gélido.

    Con respecto al artículo, uno siente siempre recelo ante las afirmaciones de los “conspiranoicos” de que los males de este mundo surgen de las manos blandas y cuidadas de potentados al estilo malo de película de James Bond, sin embargo, la descarada realidad ya no disimula al mostrarnos a la mayoría como simples números consumistas que viven, trabajan y gastan para aumentar las ganancias de unos pocos y, ante y por mor de esta codicia, cualquier medio es válido.

    Saludos.

  3. Pingback: Bitacoras.com
  4. Es una herramienta comercial que responde a 3 preguntas. Quien tiene dinero para pagar mi servicio? Dónde puedo localizarlo? Cómo puedo generarle interés?
    Al final, como bien dices, es el resultado de combinar cifras para mejorar otras cifras. Números.
    Lo que se puede comprar con ese dinero es indiferente.

  5. Estimado Engayajoé:

    Triquiñuelas mercadotécnicas aparte de las que entiendo bastante menos que usted, la actual crisis, aparte de financiera por las múltiples burbujas explosionadas en las últimas décadas, también se cifra en un déficit de valores: no somos simples números que mueven cifras que a unos pocos le reportan beneficios. ¿De qué sirve el dinero cuando se gasta a la manera que se nos exige y no para lo que de verdad a uno le interesa? ¿Para, en la ruina, recibir la respuesta de que uno era lo suficientemente libre de escoger?

    En los ochenta se oía “Malos tiempos para la lírica” y quiero creer que al menos había esperanza o ilusión, ahora estos clavos a los que aferrarse están oxidados y descascarillados y a la Europa del bienestar se le ven y huelen los palominos del calzoncillo. Triste, muy triste.

    Saludos y no, no quedemos para tomar algo, no.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s