Septiembre no falla

Javier Antón Ruiz - Una calle de París

Ha llegado y por fin ha derrocado a Agosto y a sus opresivos calor y ruido, abatiéndose desde el poniente con un viento fresco y olores que recuerdan los de la tierra mojada y la comida caliente, de los libros a estrenar y las gomas MILAN, de la ropa húmeda y la invasión de algas muriendo a la orilla de la mar.

Septiembre por fin ha puesto a cada uno en su lugar: ha sacado a la luz el oropel del estío que no es sino un hervor rápido a la naturaleza preparando los colores a punto de reventar.

Es el noveno y fue el séptimo, pero Septiembre se comporta como el primero, el que conduce y encauza, el que señala y da la bienvenida. Con él nacen muchos afanes y promesas y a ninguno le da tiempo a morir por inacción u olvido.

¡El otoño ya! ¿Pero por qué añorar un eterno sol, si estamos empeñados en el descubrimiento de la claridad divina, lejos de las gentes que mueren en las estaciones?

Arthur Rimbaud – “Adiós” de Una temporada en el infierno

2 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s