Escepticismo

Swedish National Heritage Board - Winter in Humlegården, Stockholm, Sweden (Flickr)

Como con cualquier otra opción, ir por la vida de escéptico requiere un gran grado de mesura: el fanatismo nunca resulta bueno para los demás, por ello el escéptico total, el que pretende ir sacando a los otros del error de creer, termina siendo tan perjudicial como aquel que se dedica a inculcar la Verdad (su verdad) a la fuerza, no por convencimiento del converso.

Sin embargo, el escepticismo no soluciona nada, sino que viene a crear más problemas, por lo que, por mucho que el escéptico se comporte como un gran cínico con los otros, a solas llorará su falta de convicción hacia todo, pues en soledad la duda eterna no es otra cosa que un pozo sin fondo de orfandad donde no se encuentra asidero ni consuelo ni siquiera en otros escépticos que, como uno mismo, dudarán de todo, incluso del que se dice escéptico lo sea de veras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s