Trapicheo

State Library and Archives of Florida - Bobby Burns and Walter Stull: Motion picture scene (Flickr)

Soñé que ingresaba en algún edificio que resultó ser mitad centro comercial, mitad templo de alguna religión animista. Se podía circular por allí, o sentarse a esperar nada o a desesperar, siendo su interior parecido al recibidor de un hotel de lujo venido a menos; aun sin ser molestado pronto comprendí, al ver las mismas caras a pares de quienes ya estaban allí cuando entré, que si no estaba alerta podría surgir un ser idéntico a mí, un hermano gemelo aunque sin lazos de sangre ni de ningún otro tipo, y entonces mi individualidad sería reducida al absurdo por el bien del grupo que habitaba allí. Desde ese momento era únicamente la ansiedad la que obligaba a circular la sangre por mi cuerpo y las ideas por mi mente, pues mi único fin entonces, sin conocer sus causas, era el de permanecer avispado para seguir siendo igual a cuando allí llegué. Y no fui capaz de comprender que ya, irremediablemente, era distinto al que entró desconociendo aquello y confiado en lo que me tocaba vivir (o soñar).

Yodel Anecdotal - Ok, what's the deal? (Flickr)

Aunque no entren en contradicción no sé qué es más real, si los anhelos y el sentir colectivos o el de un único individuo: quizá -como la física, real y lógica, pero que no tiene razón de existir sin el ser humano- nada es cierto, o verdadero, o necesario.

1 Comment

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s