Elegancia y educación

santinet - Sol de Sevilla (Flickr)

Son las dos de la tarde de un día de agosto tan caluroso como sólo se puede presentar en Sevilla, de un día de agosto de hace demasiados años, durante un período, para mayor escarnio, de gran sequía. Estoy caminando sin bregar mucho porque ya el calor me obliga a un gran esfuerzo junto a un compañero de trabajo atravesando el puente de la Barqueta. ¿Debo aclarar que la pesadez de los cuarenta grados derrite todo intento de dignidad física, que sobra del cuerpo toda la ropa excepto para secarse el sudor?

Sam Hood - Poppy seller pins the flower... (Flickr - State Library of NSW)

El adjetivo elegante deriva del verbo latino eligere que significa elegir o escoger. Si nos queremos quedar con la simple imagen de una persona decidiendo qué corbata casa mejor con el traje de chaqueta, qué estilo de vestir debe usar para ir a la moda,  estaremos desperdiciando la parte más importante del adjetivo, la que origina que uno sea capaz de elegir lo que le hará elegante.

Porque la elegancia es además una actitud, una manera de ser para sí y para los demás. El elegante sabe escuchar de manera que el hablante siente que sus palabras son importantes para el oyente, y también sabe contestar estando de acuerdo o no pero sin crear enfrentamiento. Quizá de esta manera la elegancia vaya del brazo de la educación, porque la persona elegante se viste, piensa, decide y vive intentando aportar armonía sin avasallar.

Joaquín Sorolla - La siesta (detalle) (Casa-Museo del pintor en Madrid)

Miguel Ángel, el compañero que me acompañaba a la salida de la isla de La Cartuja, atendía solícito a mi discurso que seguramente le interesaba muy poco. Cuando pudo aprovechar para hablar sin interrumpirme, me mostró las gafas de sol que había sacado hacía unos minutos de su funda y me preguntó:

labambola - gafas de sol (Flickr)

-¿Te importa?

No sabiendo a qué se refería le contesté que por supuesto que no me molestaba, y entonces se puso las gafas y con la misma sonrisa me invitó a continuar con mi relato.

(Aprovecho esta entrada para tratar de cambiar el aspecto de la bitácora. Creo que va a ser algo más elegante; de educada, en cambio, no sé si calificarla).

2 Comments

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Pingback: Rafael Carvajal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s