Álvaro Pombo: “La previa muerte del lugarteniente Aloof” (Anagrama, 2009)

National Media Museum - Supports going up after battle... (Flickr)

Personajes duros que escondían una fragilidad cualquiera y de tal suerte que en el esconderla y en el tenerla estaba toda su alma concentrada, lo que era a cada cual intransferible y yo sabía.” (p. 30).

“Ahora, sin embargo, me abriga, como una corbata, el no haberme sucedido nunca nada.” (p. 34).

“José Ortega y Gasset y el célebre Pérez-Reverte coinciden en subrayar en sus prólogos a la vida del capitán Alonso de Contreras (me refiero a la elegante edición del no menos célebre Marías, el Joven) que hay una curiosa ausencia de contaminación literaria o retórica de época en la prosa de ese capitán. Esto libra a la narración, dice Ortega, de esa asfixia «que la lectura de nuestros escritores llamados clásicos suele causarnos».” (pp. 42-3).

“…en esa beatitud artificial del bebedor que se sostiene en el instante puro del beber sin más acá ni más allá.” (p. 45).

Esteban Trigos - Feria del Libro #23 (Flickr)

«[…] Yo le hice pecar. Yo le hice desear ser más, por mi culpa tuvo esperanza.» Interesado por este asunto pregunté: «¿Pero no es siempre la esperanza un bien, incluso en este caso, y por breve que sea?»” (p. 92).

“…a la edad que yo tenía entonces se tiene siempre buen aspecto.” (p. 112).

“Narrador es el que prefiere narrar a vivir: un infeliz que vive defectuosamente, pero que lo cuenta todo a la perfección.” (p. 132).

“Y ahora mismo esta desconexión me parece confortable: vive para ti sólo si pudieres / pues sólo para ti si mueres, mueres. Esta violenta formulación quevedesca aún me va bien.” (p. 135).

“Mi marido no tenía adónde ir. Y por eso mismo ocupaba tanto sitio en casa,…” (p. 142).

Javier Antón Ruiz - Caído por ¿su? patria

«[…] Yo deseo que el tiempo siga su curso. Me avergonzaría, incluso, desear lo contrario. Sí deseo el presente porque, en el presente, el futuro y el pasado son nuestros.» […] «A esto se le ha llamado el enigma del presente, que es el más profundo de todos los enigmas del tiempo.» […] Lo que yo quería decir era que deseaba seguir siempre como estábamos, lo que Redkins quería decir, supongo, es que desear lo imposible sólo sirve para desfigurar lo que tenemos entre manos. (p. 164-5).

Sentí, como nunca antes había sentido, el peso de la verticalidad. Hasta entonces había construido lo que era en torno a lo horizontal, en torno a la delgada línea que separa el cielo de la tierra. No quería ahora ir más allá.” (p. 179).

1 Comment

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s