Relaciones con exceso de estructuralismo

Aurevilly - Ferdinand de Saussure (Wikipedia)
Aurevilly – Ferdinand de Saussure (Wikipedia)

Gracias al señor Saussure concebimos la lingüística como una ciencia más donde todos sus elementos tienen su razón de ser en tanto en cuanto se relacionan con otras partes del discurso. De ahí surgieron ciertos métodos de aprendizaje de idiomas con los que se pretendía enseñar segundas y sucesivas lenguas  con ayuda de la  repetición de esquemas.

El estructuralismo también selecciona y ordena los elementos lingüísticos, creando límites y rutas entre unos y otros, ofreciendo un mapa al aprendiz para que se oriente en el idioma desconocido. Sin embargo, este método, como cualquier otro en cualquier disciplina, termina agotándose en sí mismo o, simplemente,  se le acaba por fatigar el material, así, las fronteras que invariable e inexorablemente se van trazando a causa de la fiebre estructuralista acaban por crear engendros que ya aceptamos sin pestañear.

Me he vuelto a matricular en árabe marroquí. Pues bien, si uno de los objetivos del primer curso era conseguir que el alumno pudiese “interactuar de forma sencilla”, ahora debo lograr “interactuar en relaciones sociales breves”, por lo que en este momento lo que más me urge es aprender y comprender qué es una relación social breve: ¿un “aquí te pillo, aquí te mato”?, pues para eso no se necesitan demasiadas nociones idiomáticas, sea cual sea la lengua empleada por los fulanos que establezcan el diálogo y la relación.

يا دئبة، أريد فمك

Redundando, caigo en la cuenta de que hace año y medio terminé el segundo curso de marroquí y me pregunto qué fue lo que entonces me enseñaron y no sé si aprendí bien. ¿Acaso soy capaz de “interacturar de forma avanzada”? ¿Qué puedo ya lograr gracias a ello? Quizá no sólo sepa saludar, preguntar la hora y pedir un café, quién sabe si además puedo regatear no con una pelota sino como un buen vendedor de alfombras, o aficionarme al fútbol de verdad como buen marroquí, y hacerme del Madrid o del Barça, o beber ese “whisky marroquí” ultra-saturado de azúcar y a 130 grados centígrados.

underthemoonjp - Te Marroqui (Flickr)
underthemoonjp - Te Marroqui (Flickr)

¡Ah, maestro Chukri! ¿Por dónde en el Zoco Chico andas escondido?

1 Comment

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s