Ese loco deseo de lograr fama y reconocimiento

eyesore9 - Shhhhhhhh (Flickr)
eyesore9 - Shhhhhhhh (Flickr)

Para acompañar mis palabras en este sitio que no sé si llamar bitácora, diario o desahogo, porque no sé qué supone para mí aparte de pérdida de tiempo, suelo incluir imágenes que encuentro rebuscando por internet y que creo adecuadas al tema del que estoy tratando. En algunas ocasiones, pocas, he utilizado fotos propias, aunque lo más común y, en principio, más fácil es pedirle a flickr.com que me localice lo que necesito.

Desde que vengo utilizando este archivo de imágenes siempre he creído que sus autores las subían a esa página para compartirlas sin más pretensiones, por ese motivo también lo consideraba útil: no sólo era más fácil encontrar algo interesante sino que también no debía pararme a pensar en derechos de autor ni cosas parecidas. Sin embargo, desde hace poco, me ha asombrado encontrar que, junto a la información de cada imagen allí subida, aparece el tipo de licencia que le ha querido adjudicar su autor, así que algunas se pueden tomar y usar sin que eso implique ningún tipo de pago de derecho y otras llevan claramente indicado el símbolo del copyright (©) y la leyenda “Todos los derechos reservados” para advertir de sobra a posibles despistados.

Entiendo que algunas imágenes han llevado un trabajo de creación y producción que cualquiera puede arrebatar a su verdadero autor arrogándose el mérito quien no lo tiene, si la simple copia no se cataloga como plagio. Intento identificarme empáticamente con estos creadores y también me daría rabia que, por poner un caso, mis palabras en Falsa memoria fuesen copiadas y atribuidas a otra persona que sólo hubiese utilizado esa herramienta cibernética tan útil y descansada que se denomina “copypaste” (así, sin guión, uniendo ambos verbos porque así de fácil es la acción que se convierte en sólo una) y, aunque las ideas sean universales y patrimonio de la humanidad no lo es el modo de expresarlas, así alguien puede dar a sus pensamientos un estilo, peor o mejor, que no es propio, que es copiado y no trabajado, que es impostado y del que puede sacar algún tipo de beneficio, y no sólo me refiero al mercantil.

zio fabio - copyleft_drips_sm (Flickr)
zio fabio - copyleft_ drips_sm (Flickr)

Si echan ustedes un vistazo a tal página, verán que puede ser comprensible que ciertas imágenes deban quedar protegidas como ésta. Lo extraño es que ciertos usuarios que suben fotos más prosaicas (familiares, de actos conmemorativos, de fiestas,…) también les adjudican la etiqueta ©, y no consigo discernir qué es lo que pretenden preservar porque no creo que nadie quiera hacerse pasar por autor de tales instantáneas sin serlo o que se las quieran apropiar por el rendimiento monetario que van a obtener. Finalmente no creo equivocarme demasiado si aventuro que muchas de las personas que protegen de este modo sus imágenes, dejando aparte su calidad y originalidad, no relacionan esto con el denominado pirateo digital, con lo de conseguir gratis (exceptuando instrumentos y conexión a la red) música, software y otros artículos. Y es que la medida de las cosas varía en función de qué papel nos toque representar.

Así que desde que advertí esa declaración de derechos en las imágenes de flickr, tengo más cuidado y debo perder más tiempo buscando la que considero más conveniente en cada ocasión, porque primero descarto las fotos y cuando he elegido varias tengo que revisar si las puedo utilizar sin inconvenientes. También estoy pensando en catalogar Falsa memoria como obra con derechos “copyleft” o algo parecido, no sé, tengo que decidirlo sin prisas.

5 Comments

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. ¿Qué deseaba usted? ¿Reconocimiento y fama? ¿Añadir un enlace para recibir visitas?

    Gracias por el escueto comentario y la visita. Saludos

  3. Supongo que las restricciones en derechos de autor entran en una paradoja cuando se trata de internet y las facilidades técnicas del “copypaste”. Personalmente, siempre intento comunicar al propietario que estoy interesado en hacer uso de su fotografía (entiendo que esto demora mucho el desarrollo de una bitácora como la tuya). Y me parece necesario incluir a pie de foto la identificación del autor. Creo que el copyleft es un procedimiento muy justo para permitir la circulación de ideas.
    en cualquier caso, te invito a pasearte por mi bloc y a hacer uso de cualquier fotografía (son todas mías, palabra, y no deseo reconocimento o fama, quizás sí darle algo de vida a mi bloc), si alguna sirve para ilustrar tus ideas.
    Por cierto, la foto de la cabecera de Falsa Memoria, ¿no se hizo en la plaza mayor de Vic?.

  4. He visitado su sitio, Alf, y me ha parecido muy interesante: mientras que aquí se intenta que las imágenes acompañen a los textos, y de ahí el problema que aparece en esta entrada, usted no necesita palabra alguna para expresar mucho.
    Sus fotografías parecen saber captar lo que de pronto es muy singular en la cotidianidad: aquello que parece aburrido o soso de pronto puede presentar un enfoque atractivo y singular.
    No he tenido todavía oportunidad de visitar Vic. La alegoría del otoño de la cabecera de Falsa memoria, junto con las de las otras estaciones, preside un edificio decadente cerca de la Gran Sinagoga de Budapest. Esta ciudad y Cataluña (imagino que también Vic) parecen hermanadas gracias a pinceladas de modernismo.
    Queda su bitácora aquí enlazada, entre otras cosas para no olvidar su ofrecimiento de uso de sus imágenes.
    Saludos y gracias por la visita y el comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s