Trasteando la memoria oscura

Al placer de la lectura, en ocasiones, se suma el gusto que surge de la reflexión espontánea al leer. Así me ha ocurrido con Calle de las Tiendas Oscuras de Patrick Modiano.

alonsodr - The boat & the dog (Flickr)
alonsodr - The boat & the dog (Flickr)

La novela, someramente, repasa la historia de un amnésico en busca de su pasado, de un desmemoriado que quiere recuperar sus recuerdos, su memoria, su vida.

El protagonista, rastreando desde un pequeño indicio, va encontrando huellas de su existencia anterior que parecen ir aclarando la oscuridad en la que se encuentra. Cada pequeña pista de lo que él pudo ser se le antoja definitiva, capaz de despertarle el recuerdo y, así conseguir que su vida anterior renazca, sentirse completo, por ello se aferra a cada rastro, queriéndose apoderar de una existencia que no sabe a ciencia cierta si es la propia, no obstante el intento de apropiación muy raramente le provoca el recuerdo.

anthias2001 - Recuerdo / Remember (Flickr)
anthias2001 - Recuerdo / Remember (Flickr)

La nostalgia que no surge a través de esos recuerdos que no sabe si le pertenecen es la desazón justamente contraria, pero similar en la extrañeza que provoca, que la que aparece en esos momentos de déjà vu en los que uno cree experimentar una situación ya vivida. El amnésico necesita perentoriamente un pasado que le afirme como persona, pues su existencia sin pasado, por muy válida que sea, no le es suficiente al ser impuesta, forzada, de improviso y sin raíces.

Por ese mismo motivo cada mínimo gesto con el que pueda retomar un poco de esa memoria, verdadera o falsa, se convierte en un tesoro incalculable y que él sabe inalcanzable: son detalles triviales -una esquina de improviso en cualquier calle, un olor, algún objeto que alguna vez se usó (Proust scripsit)- que adquieren gran importancia por lo que de ellos puede obtener.

¿A quién de ustedes no se le ha detenido el reloj mental al ser traspasado por una sensación que, aunque familiar, no se sabe especificar ni ubicar y cuyos rescoldos suelen ser desazonantes, algo amargos y poco relevantes? ¿De dónde viene ese terremoto? ¿Acaso estamos pasando cerca de un agujero negro que engulle nuestra energía aunque sin pretender hacernos desaparecer porque nuestra importancia es ridícula?

Ram! - Olvido (Flickr)
Ram! - Olvido (Flickr)

1 Comment

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s