Tiempo y dinero

-Sí, que el dinero no compra la felicidad.

-Sí y también que ayuda a conseguirla.

Lo que sí compra el dinero y tiene más importancia que la felicidad es el tiempo, el tiempo de cada uno, el largo o corto tiempo que nos toque vivir. Si tengo la obligación (otros ahora le llaman suerte) de gastar cuarenta horas semanales de mi vida en el trabajo que me tocó o que supe encontrar, porque no he tenido la dicha de nacer entre muselinas y sedas ni de ser arropado desde siempre con riquezas y herencias de todo tipo, pues a ello me tengo que atener.

Esta entrada viene a colación de un anuncio en El País Semanal, de esos que aparecen en la publicación y más a estas alturas con lo que se acerca. Aparece un reloj de lujo asociado a un coche muy caro también, lujosísimo y legendario, un Bentley, así si al lector no le suena la marca del reloj, sí le sonara la del vehículo y podrá asociarlos rápidamente a la calidad máxima y a un precio altísimo.

Lo que de verdad me interesa de esta publicidad es el eslogan que lo encabeza. Dice así: “The greatest luxury in life is time. Savour every second”, y en español “El lujo más grande de la vida es el tiempo. Saboree cada segundo”. Y aquí está el quid de la cuestión porque ¿cuál es el precio de lo irrecuperable? Ni un escuálido sueldo ni el precio de lo más lujoso.

Tristeza aparte, quedémonos con la última gota que colma el perfil del personaje más nefasto que hemos tenido por aquí últimamente:

1 Comment

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s