Antigripales

Ya saben ustedes que los gobiernos occidentales están intentando curar la actual gripe financiera mundial, que para algunos va a tener la misma repercusión que la peste bubónica en la Edad Media y para otros sólo va a ser otro ataque de alergia generado por la bacanal financiera e inmobiliaria que ha devenido en resaca.

Juntos o por separado, estos gobiernos han decidido transferir dinero a los bancos y a otras sociedades financieras para que, cuando sientan los primeros síntomas de la enfermedad (verdaderas o fingidas), les sirva de paliativo, de paracetamol para el dolor de cabeza. Parece ser que los médicos ven más necesario atender primero al cerebro que al corazón.

Ahora, en nuestro país (pero sin tanta urgencia como en el caso anterior), el presidente Zapatero ha llamado a consulta a su equipo de cardiología, porque las crisis que han sucedido en el cerebro están empezando a perjudicar (como, desgraciadamente, no podía ser de otra manera) al motor del cuerpo en forma de invasión de parados e impagos en hipotecas que leucocitos y plaquetas no pueden controlar.

Temo que, mientras que al cerebro se le van a aplicar los mejores tratamientos (radiografías, TAC, fluoroscopia, cirugías varias y todos los transplantes necesarios) al corazón se le va a dejar una “ciclostatyc” (ya saben: quien mueve las piernas, mueve el corazón), se le va a aconsejar un paseíto diario por la “ruta del colesterol”, o se le va a recetar antigripales.

Ruta del colesterol en Google Maps

No sé si habrán usado ustedes o recuerdan el medicamento que fabricaba y distribuía el Ministerio de Defensa conocido como “Antigripales”. Ciertamente era muy eficaz con respecto a otras pastillas de su gama, tal vez para que los reclutillas estuviesen enfermos el menor tiempo posible, para perder menos en gastos médicos o para que estuviesen sanos lo más rápido posible para ejercer su función, ya se sabe: matar o ser matado (es como el condenado a muerte, al que se le pospone la ejecución de la sentencia mientras no esté sano, no vayamos a mandar al otro mundo a un pobre enfermo).

Pues bien, ahora me he enterado por internet que el Ministerio de Defensa ha retirado los “Antigripales” porque en altas dosis puede provocar ¡hemorragia cerebral!.

Tomada de http://www.elmundo.es

Volviendo a la alegoría entre crisis económica y enfermedades, no sería mala idea que el gobierno encontrase algún remedio para ayudarnos a parados e hipotecados parecido a los “Antigripales”, efectivos y rápidos, y si algún efecto secundario ataca al cerebro, a esas entidades financieras culpables de la situación, pues… ¡qué le vamos a hacer!

 

 

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s